martes, febrero 01, 2005

Gorda y vieja yo?


Existe una marcada preocupación entre nosotras las mujeres por el peso y la edad. Yo no soy para nada la excepción de la regla. Claro que me preocupa y mucho.

A veces estos dos parámetros se vuelven dependiente uno del otro. En la adolescencia hay una marcada tendencia a mantener la delgadez, y es mucho más fácil bajar unos kilitos con una dieta balanceada y un poco de ejercicios. Pero al llegar la menopausia comienza acumularse cierta cantidad de tejido adiposo, que difícilmente se elimina aunque te mates en el gimnasio dia y noche y hagas cuántas dietas te recomienden.

Por otro lado, no conozco a ninguna mujer que le cause gracia envejecer. Y sí conozco otras que ocultan su edad y aunque las mates, ni a palo te la dicen. Escucharan decir: "¿Vieja yo?, viejos son los trapos!"

En mi caso, lo del peso aún no es nada grave. Yo cuando quiero vuelvo a mi peso ideal. Eso sí, no sé porque tengo esa tendencia a crear unos royitos cuando me excedo con las comidas. No saben cuanto los odio. Primero porque me parece que ninguna ropa me queda bien y para salir a cualquier parte, me pruebo cuanta ropa tengo, hasta que tiro el ropero a bajo y después no me queda otra, que yo misma volver todo a su lugar. Lo otro es porque psicológica y estéticamente no encajan esos royos conmigo. No hay nada que hacer, soy coqueta y no me soporto gorda.

Eso me cuesta matarme de hambre, aunque hago una dieta bien equilibrada, con alimentos hipocalóricos y 6 comidas por dia. Que asco la comida diet!!!!! Odio la sopa de verduras!!!!!
Luego hago una hora de caminata por dia y gimnasio 3 veces a la semana. Odio los ejercicios abdominales!!! Se nota? jajaja

Llegué a la Argentina pesando 50 kg. Era un esqueleto vestido. Luego comenzaron a tentarme, que si el asadito, que si el choricito, los chinchulines, las facturitas con dulce de leche, las medias lunas de manteca, los postrecitos con cremas y así me fué. Primero me estabilicé en 56 kg, bien para mi estatura 158 cm. Ahora después de los 3 últimos meses, luego de múltiples invitaciones a cenar, las fiestas y las vacaciones he llegado a tener 60 kg. Odio esa balanza!!!!!!!
Así que a la dieta y los abdominales otra vez!!!

Respecto a la edad, la verdad es que estar en los treinta me gusta. Creo que cada edad tiene algo especial, solo hay que descubrirlo y disfrutarlo. Sentirse vieja creo que viene por algo más psicológico que anatómico.

Igual a veces me pone mal ver como voy cumpliendo años y mi vida no estabiliza aún su rumbo. Lleva marcha de borracho. Me caigo y me levanto.
Pero pasa el tiempo de rápido y aún tengo proyectos y sueños sin cumplir. Porque eso sí, a mis sueños no renuncio ni aunque sea el último dia de vida.

Entonces, sigamos no más, en estos 31 años que tengo, conquistando sueños, tomando sopa de verduras y corriendo contra el tiempo.

Que gorda y vieja yo, eso nunca!!!!!!!!!!