domingo, febrero 13, 2005

Historia de San Valentin.


Hoy quiero contarles el por qué cada 14 de febrero celebramos el "Día de los enamorados". Muchos en Argentina piensan que es simplemente una fecha importada más, pero acá va su origen y verán que nada tiene que ver con los Estados Unidos como algunos creen.

La festividad de San Valentín es una tradición católica que se celebra el 14 de febrero y que se fue extendiendo por todos los continentes, fomentando el intercambio de flores, bombones y regalos entre las personas amadas.

Hay múltiples versiones donde se entremezclan historias religiosas, costumbres y leyendas. La versión que preponderó a lo largo de la historia fue la del sacerdote nacido en Roma durante el siglo III.

Allí gobernaba Claudio III, un déspota emperador romano que desarrolló una de las más duras persecuciones contra los cristianos, muchos de los cuales murieron por negarse a renegar de sus creencias. Claudio III sostenía que los cristianos no debían casarse entre sí y dispuso, por decreto, que a los que contrajeran matrimonio les correspondía la pena de muerte.

Por entonces, Valentín era obispo de Interamna (lo que hoy es Terni). Fiel a su creencia de que los decretos que prohibían el casamiento eran indignos y que el pueblo debía amar a Dios y contraer matrimonio libremente, Valentín casaba a las parejas en forma secreta, obsequiándoles una flor blanca que significaba pureza y fidelidad.

Cuando lo descubrieron, fue detenido y llevado a Claudio III, quien intentó persuadirlo para que se aleje del cristianismo y se sume al imperio romano, otorgándole a cambio el indulto por desobedecer la orden imperial. Valentín no aceptó y Claudio le sentenció su muerte, que consistiría en tres actos: paliza, piedras y, finalmente, la decapitación.

Pero antes fue a la cárcel, y en el punto donde la leyenda se entremezcla con la historia, aparece en escena Julia, la hija del carcelero Asterio, de la cual, se dice, Valentín se enamoró. Julia era ciega de nacimiento y muy hermosa. El sacerdote le enseñó aritmética y le habló de Dios. Ella vio el mundo a través de los ojos de Valentín y la fe en Dios y la tranquilidad espiritual hizo que un día Julia pudiese ver.

Finalmente, el santo fue ejecutado el 14 de febrero (no hay acuerdo en el año, aunque se supone que sucedió entre el 269 y el 271) y fue enterrado en lo que hoy es la Iglesia de Práxedes, en Roma. La leyenda dice que Julia plantó un árbol de almendros con flores rosadas y hoy el árbol es un símbolo de amor y amistad. Los restos se guardan en Madrid, España, en la Iglesia de San Antón y la gente le pide toda clase de milagros amorosos día a día.

La celebración del Día de San Valentín se oficializó en 1969, año en el cual el calendario católico estableció el día 14 de febrero como recordatorio del santo. La combinación de las historias, leyendas y celebraciones del pasado convirtió a esa fecha en el Día de los Enamorados.

No hay comentarios.: