lunes, abril 04, 2005

Tanda infantil: Transformaciones.

Con el transcurso de los años la programación de la grey infantil cubana sufrió transformaciones.

La revolución de Fidel Castro trajo un cambio brusco en la programación, utilizando su ala juvenil, la Juventud Socialista y su revista Mella, para atacar y ridiculizar a Superman, al que contrapuso un nuevo personaje de la invención comunista: Supertiñosa.

Como se pudo entender, Supertiñosa representaba peyorativamente a los Estados Unidos. Verdadera burla y provocación contra la nación vecina, habidas cuentas de que el aura tiñosa es ave cubana que se alimenta de carroña.
No pareciéndoles suficientes los insultos a los Estados Unidos, al que achacan todos los males y ninguna virtud, a través de Supertiñosa, Superman fue condenado a muerte. Sin juicio, sin presentación, sin apelación. Muerte lenta. Supertiñosa desapareció un día sin dejar rastros. Pero, Superman sigo vivo en la memoria de los cubanos. Superman, siempre al rescate, porque todavía debe quedar espacio para la sana imaginación y la fantasía, más allá de la política.

Pero Superman no fue el único que sufrió persecución. El Pato Donald y su "aborrecible" tío Rico Mac Pato, con sus desmesuradas ansias de más y más dinero, pura encarnación del capitalismo desterrado de Cuba, así como la no tan ingenua pequeña Lulú -acaso una oculta Mata Hari imperialista- ni el detective yankee Dick Tracy, a lo mejor un agente de la CIA.

Tampoco Batman, seguro por su parecido a Superman en sus rápidos vuelos supersónicos, lo que da cierto tufo de avión espía U-2. ¿Acaso una batería antiaérea cubana no derribó uno de estos aviones en el oriente del país? ¿Se necesitarán más pruebas para inculpar a Batman como agente del Pentágono?

Hubo razones hasta para dudar del simpático Mickey Mouse. Dicen que sufre de doble personalidad.

Entonces durante la "guerra fría" las historietas, que en Cuba siempre se conocieron como "los muñequitos?, fueron sustituidas por otras de factura soviética y del resto del entonces bloque socialista. Dibujos animados y series televisivas muy instructivas, pero que por diferencia de enfoque cultural y formato, incluido extrema lentitud en las acciones, no gustaban.

¿Qué pasó después? Al caer el campo socialista a finales de la década de los 80', no les quedó más remedio que echar mano a Tom y Jerry, Mickey Mouse, El Pato Donald y todas las películas de Disney, pero sólo aquellos despojados de supuesto contenido político.

¿Qué les parece? Demasiada censura para mi gusto.

Mi propuesta del día:

Se repite en cadenas el discurso de Fidel Castro por el 8 de marzo.

Jajaja!!!!!!!

Tienen para rato, no se necesita Calabacita!!!!

p.d.: Hoy se celebra en Cuba el día de la Unión de Jóvenes Comunista y de la Organización de Pioneros.

No hay comentarios.: