domingo, octubre 23, 2005

Revalida.

Ya les había contado que estaba estudiando muchísimo por estos días, y ese fue el motivo de tanto silencio por aquí.

Desgraciadamente Cuba y Argentina no tienen convenios universitarios y eso hace que aunque traje bajo mi brazo un título, no puedo ejercer como tal.

La revalida de título extranjero es el proceder que se sigue para hacer valer mis estudios universitarios en Cuba.

Mucho me costó llegar hasta la instancia que me encuentro ahora. El trámite resulta muy burocrático. Primeramente hay que legalizar la situación en Argentina. Puedes tramitar ciudadanía argentina, pero con la residencia permanente es suficiente.

Un millón de legalizaciones llenaron mi título y mis otros documentos. Sellos y más sellos. Dinero y más dinero tirado.

Luego de tener el D.N.I. puedes optar por revalidar en una Universidad Privada o una Pública, cosa que yo no supe hasta hace muy poco tiempo. Siempre pensé que tenía que revalidar en una Universidad Pública.

Si lo haces en una Universidad Privada la revalida es puramente universitaria, pero si es en una Universidad Nacional tienes que comenzar por los contenidos de secundario (preuniversitario para los cubanos).
Así que pedí autorización para revalidar mi título de Bachiller y cuando llegó el expediente me informaron que debía rendir Historia Argentina (desde la llegada de Colón hasta la presidencia de Perón.....porque luego parece que Argentina no tiene historia), Geografía Argentina (política, física y económica), Educación cívica ( I , II Y III ), Literatura Argentina y Americana ...y por último Instrucción Cívica.

Rendí estás materias en el 2004. Hice las cinco en tres días: 26, 27 y 28 de julio. Luego debí esperar que mi expediente fuera aprobado y que me enviaran mi título de secundaria en Argentina para matricularme en la universidad.

Después vino la búsqueda incesante de cual Universidad Nacional era la más conveniente. Yo buscaba una, sin importar provincia, donde la burocracia fuera lo menos posible, pero hoy se que eso es imposible.

Al final elegí la única de la que tenía conocimiento, con un colega que había revalidado allá, con página web y que me contestó. Así que salí para la provincia donde revalidaría con todos mis papeles. Tuve que esperar que el Rectorado autorizara mi expediente y luego al llegar a la Facultad de Medicina, comenzó una burocracia que me tiene totalmente arrepentida de la elección. Un cambio de programa de estudios este año por parte de la Facultad, terminó por convertirme en un experimento.


Hoy por hoy, todavía no se con exactitud cuantas materias me tomarán. Hay cátedras que no han dado su veredicto aun. Otras se han atormentado con mi abultado expediente y no encontraron contenidos que si están dados y me llevaron al muere. Algunos ni siquiera intentaron revisar y hay quienes se quejan porque no se le paga nada por esto y los hacen trabajar como burros de gratis.

Mi opinión: deberían pagarle a los profesores, porque la verdad invierten muchísimas horas en revisar expedientes, ya que cada vez son más los extranjeros que elegimos esta Facultad, ....y por cierto nosotros pagamos de lo lindo por este servicio.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Donde legalizaste tu titulo secundario..