lunes, noviembre 28, 2005

Noche a lo Barceló.

Nuestro auto se acercaba al predio donde se hacía la entrega de diplomas de dos graduaciones de médicos, kinesiólogos, y otras ramas de la medicina.... y sin darnos tiempo a bajarnos, justo comienza la ceremonia.

Igual mucho no me perdí. Lo sentimos porque quedamos demasiados alejados de la plataforma donde estaban los egresados y no podíamos sacar fotos de calidad. Fue lindo acto. Muy largo, al extremos de que ni egresadas, ni nosotras las invitadas, soportábamos estar de pie un minuto más a puro tacos (tacones).

Había una egresada con un vestido color turquesa, que modeló todo el tiempo para los flash, mostrando sus lindas piernas. La ceremonia no parecía interesarle, pero la publicidad sí.

Hubo discursos que daban risas, con frases hechas y trilladas. Sin nada de emoción en las palabras y con textos que ni ellos mismo se los creen.

Por suerte terminó todo y nos quedamos un poco más para los abrazos entre compañeros y familiares.

Luego cada uno en sus autos nos fuimos a otro lugar donde nos esperaba una cena y un baile.
La verdad que no tengo quejas.

La cena estuvo muy organizada. Nosotros tuvimos un pequeñito percance. Justo el graduado no compró su invitación y nos falta un lugar. Pero nos arreglamos. Igual nosotros no fuimos los únicos, había una parejita de egresado y su amiga que no encontraban nido en ninguna parte. Pobre colorado!


El baile fue muy divertido y la gente genial. Lástima que yo me quedé como una vieja sentada mirando a los demás. Pero les confieso que me moría de ganas de bailar, pero hice buena letra.