domingo, diciembre 04, 2005

Telefónica.

Hace unos días mientras hablaba por teléfono me quedé a medio decir.
Mi teléfono fijo quedó sin tono y pensé que era algo pasajero, pero al ver que pasaba el tiempo, logré descubrir que estaban trabajando en mi cuadra unos obreros contratados por "Telefónica".

Al dirigirme a ellos supe que habían cortado mi línea por accidente y no se habían dado cuenta de ello. Así que me prometieron arreglarla, pero me sugirieron que esperara un ratito.


Eran las 10:00 de la mañana entonces, así que esperé plácidamente una, dos, y más horas. Para las 13:30 hs ya estaba de mal humor y con el pretexto de sacar de paseo a mi perro me les acerqué nuevamente y aproveché para tomarle el número de patente del auto. Pidieron disculpas y dijeron que ya lo arreglaban. Volví a casa.

Cada medio minuto levantaba el teléfono y nada. Entonces pensé en sentarme en mi balcón y vigilarlos. No pensaba permitir que esos "Caraduras" se escaparan sin arreglar lo que rompieron.

Mientras, observé lo que hacían.
Estaban trabajando sin protección y caminaban por todos esos viejos balcones como si nada.

Además, hay otras arbitrariedades.
La empresa nunca avisó de sus reparaciones.
No venían en una camioneta que identifique la empresa.

Ustedes se preguntarán por qué?
Pues "Telefónica" para ahorrarse dinero, acostumbra a contratar empresas fantasmas, que a su vez contratan obreros por cuatro pesos.

Por otro lado, estos hombres tenían que tomarse el trabajo de avisar puerta a puerta y pretendían que los vecinos los dejarán pasar a balcones y terrazas, como sino se dieran cuenta que la mayoría de los robos en Capital Federal ocurren porque algunas personas se creen el cuento del tío.
Muchos se negaron y con razón. Otros pocos confiaron en sus caras de buenos.
Yo ni loca iba a dejar pasar a 4 hombres a mi casa.

Llamé por tel. móvil a mi pareja y éste se comunicó con "Telefónica". La empresa no sabía ni que había reparaciones en mi cuadra. Ofrecían mandarnos un soporte técnico al otro día, como si todo fueran alucinaciones mías y el cable se movió por el viento.

Les juro que me daban ganas de denunciar todo. Pero en Argentina las denuncias se las lleva el viento. Así que preferí arreglármelas por mi cuenta.

Como a las 16:30 hs veo que estos 4 hombres, que vale la pena decir, trabajaron muchísimo bajo un sol endemoniado, habían levantado campamento y se iban.
Pues ahí mismito me calcé mi chancletas de cubana y salí como una pantera a la calle y obligué que desmontaran la escalera y arreglaran mi línea, porque sino iban a saber lo que es una cubana enojada.

Al irse uno de los empleados me dijo medio a broma: "....usted Sra. sí que es insistente...".
Me quiso decir "rompe bolas" ó "hincha pelotas", pero fue más sútil.
Lo miré con ojos de furia pero me hice la sorda.
No sé como se juegan con una cubana!

No hay comentarios.: