jueves, noviembre 09, 2006

Angustia, dolor y espera.

Ayer fue el examen de revalida en la Facultad de Medicina de la Universidad de la Plata (UNLP) y la verdad volví con la cabeza hecha un "bombo".

Como debía estar a las 08:00 hs en la Cátedra "B" de Medicina Interna del Hospital San Martín donde me tomarían examen, me hospedé la noche antes en la Ciudad de la Plata, dejando a mi esposo a cargo de mi pequeña bebé de un mes de nacida. Así que bien tempranito estuve lista para dar pelea.

El examen fue un chasco, teníamos 2 horas para un examen de 80 preguntas de múltiples choice, lo que equivale a un minuto y medio para leer, analizar y contestar cada pregunta.

Hubo cátedras muy mal intencionadas como la de cirugía que preguntó temas que no estaban en el "Michans", libro de bibliografía.... y dicho anteriormente por el mismo cirujano, él no comparte muchas cosas con ese autor, pero tomaría solo los temas que estaban ahí. Preguntó sobre un tumor de mandíbula (Ameloblastoma) que es muy, pero muy infrecuente. También sobre la técnica de la operación de Posadas en el quiste hidatídico, cuya operación casi no se usa, fue descrita en 1890 y no aparece en el libro de la bibliografía.

Al terminar los examenes los profesores del tribunal se reunieron, y nos pidieron quedar en una sala de espera. Al cabo de más de una hora el jefe de tribunal apenas asomó la cabeza para decirnos que ya podíamos marchar y que llamáramos el viernes a la secretaría docente de la facultad de medicina para conocer resultados. Eso a mí me sonó raro. ¿Por qué si ya tenía los resultados no los dio? ¿Por qué nadie más del tribunal dio la cara? ¿Para qué nos hizo esperar?

Yo me fui oliendo que algo anda mal y llegué a casa con dolor de cabeza, pero igual me senté en la pc y traté de reproducir cada una de las preguntas ( Reproduje el 90 % ) y buscar las respuestas correctas en aquellas que tenía dudas. Mi hija lloraba como loca y en mí reinaba una angustia inexplicable....son esas cosas que las mujeres tenemos de brujas.

Hoy amanecí un poco mejor, pero un llamado al mediodía volvió a revolver mi cabeza. Era Diego otro de los médicos que hizo ese examen. Llamó para contarme que no podía más con la espera y no pudiendo esperar a mañana, fue a ver al jefe de tribunal para le dijera su resultado y este se negó rotundamente, a pesar que tenía en su poder los exámenes. Le dijo que llamara a secretaría...allá le dijeron que era la primera vez que el tribunal se manejaba así, que aunque tuvieran ellos la respuesta, sí el jefe de tribunal no autorizaba ella no podía informar nada y que además aun no tenía en su poder nuestros expedientes y la notificación del tribunal.

No se a que juegan. Estoy muy asustada. Es muy conocida la xenofobia de la UNLP, y que el "ala dura" gobierna la Facultad de Medicina, pero me llené de esperanzas cuando vi que casi no había burocracia....fui muy tonta....mañana sabré la verdad....no llamaré por teléfono, iré en persona con mi hija en brazos a conocer esa verdad.... que creo no me gustará escuchar.