miércoles, febrero 22, 2006

Pequeña Demonio.


Mi primeros recuerdos están allá muy lejos.

De chica era una mezcla de dos personas a la vez. Era tímida en la calle y muy rebelde y traviesa en casa.

Solía escaparme todo el tiempo. En casa tuvieron que ponerle rejas al portal. Igual, me subía por aquí o por allá y me fugaba. Nunca iba lejos. Solo buscaba ver el mar. Por tal motivo me rompí 6 veces mi quijada.

En casa jugábamos con mi hermana, pero no siempre eran juegos pacíficos. Nos encantaba creernos unas espadachines famosas y vivíamos inventando espadas todo el tiempo.

Una vez entramos a casa en un combate de aquellos, y rompimos una vitrina llena de copas. Así que terminados escondidas debajo de las camas para no recibir unas buenas nalgadas.

De las espadas pasamos a los arcos y flechas y luego a pescadoras de mojarras en la laguna Baracoa, que quedaba al fondo de mi casa.
Pienso en ello y no me puedo imaginar así.

Durante los huracanes, el mar crecía mucho y casi llegaba a la calle, así que junto a otros chicos nos subíamos a unas gomones para que las olas nos arrastraran. Ni loca permito que nadie haga algo así hoy delante de mío.

Como uno cambia!

sábado, febrero 18, 2006

Embarazadas.

Historias del 134: Embarazadas.

Se supone que cuando sube al colectivo una embarazada lo más correcto sería ofrecerle el asiento, por respeto al estado de la señora.

Me pasa que como estoy un poquito más gorda y uso ahora esas blusitas de moda anchas y de lacitos atrás, muchos me confunden con una embarazada y me brindan el asiento.

Al principio me negaba, pero pasábamos vergüenza ambos, la persona por confundirte y yo por no estarlo. Así que ya no explico nada, lo acepto siempre que no sea otra mujer, un niño o ancianos, en cuyo caso agradezco y digo que me quedo pronto.

Hace un tiempo, uno de esos días cercanos a la menstruación en que te encuentras hinchada, subí al colectivo y todos al verme pensaron de inmediato, ahí viene una embarazada. Muchos se hicieron los distraídos y dormidos, pero como yo no estaba embarazada solo me reía por dentro.

Me paré entre dos asientos. En uno el hombre se hacía el dormido y el otro, iba una doctora en medicina de unos 30 años que no se inmutó.
Seguro se dio cuenta de que no pasa nada y no es embarazo -pensé-.

Pero al cabo del rato se sube una embarazada de 8 meses y medio, con una de esas panzas enormes, y se queda de pie a mi lado sin que la escena cambie. No saben mi indignación. ¿Es que acaso ese hombre no tuvo ni tiene madre o esposa? ¿Es que acaso esa médica no es lo suficientemente humana para ayudar a esta embarazada? Pues no...ninguno se levantó...nadie en el colectivo lo hizo.

La primera en bajar fue la médica sin corazón, y entonces la chica me dijo: "...siéntate tú que llegaste primero...". "Claro que no "-le respondí-, siéntese ud. que tiene más tiempo de embarazo...". Así que eso hizo y aunque yo de pie, nos quedamos charlando hasta que llegó mi parada.

lunes, febrero 13, 2006

Un Toba!

Historias Del 134: Un Toba!

Tal vez para otros sea común, pero confieso que me llamó mucho la atención subirme al colectivo y encontrar nada más y nada menos que a un indio Toba sentado en los primeros asientos....y no crean que fue solo a mí, todos lo miraban como bicho raro.

Solo al observar su cara curtida por el sol y la tierra, y los rasgos característicos, lograbas percibir la autenticidad de sus orígenes...pero para ser más evidente llevaba con él, dos lanzas y dos grandes arcos y flechas, todos confeccionados en madera con adornos de cuero y plumas. Sus decorados eran de color blanco y rojo con pinturas rusticas.

Logré ver una inscripción en uno de los arcos. La primera parte estaba en una lengua no conocida para mí. Solo entendí Toba y Chaco .... así que intuí que se trataba de un indio Toba de la provincia del Chaco.

Me pregunto que haría en la Capital.
Habría venido para protestar por los desmanes que cometemos todos los días con los verdaderos dueños de esta tierra... ó vendría en viaje comercial a vender sus artesanías ....ó a una muestra cultural ....ó tal vez solo de turismo.
Nunca lo sabremos.....

viernes, febrero 10, 2006

Andrea Party.

El casamiento se vio ensombrecido por un montón de opiniones y comentarios. Algunos de acuerdo y otros desconformes por el momento elegido.

De a poco fueron llegando invitados al Registro Civil, al extremo que llegamos a ser muchos, y con la llegada de los novios comenzó una ceremonia un tanto aburrida, porque la Jueza de Paz tiene menos gracias que un zapallito de tronco.

La sonrisa de la novia .....las lágrimas del novio ......la tiradera de arroz a la salida ..... y las fotos, pusieron punto final a ese mediodía en extremo caluroso.

Todos salimos corriendo.
Los familiares a un almuerzo de celebración ....y los otros como yo, a terminar de concretar los detalles de vestuario y peluquería para la noche.

Eran las 21:30 hs y fui una de las primeras en llegar. Digamos que esta vez se hicieron esperar tanto la novia como el novio, pero valió la pena, ambos estaban hermosos, pero la novia era una verdadera princesa, dejando traslucir su belleza en una cara completamente lavada (cosa rarísima, no usó ni para la ceremonia civil o religiosa una gota de maquillaje).

El sermón del Cura fue un poco largo, autoritario y en un momento hasta hizo reclamos: no entendía como se llenaba más su iglesia por un casamiento que para una Misa de Domingo ....Él sabrá!

Entre abrazos, lágrimas y saludos, partimos al Salón de Fiestas donde nos esperaba la mesa de quesos, panes y fiambres. Luego nos sentamos cada cual en las mesas asignadas y comenzó el ritual entre bailes y cena...comida y mas comida.

Fue todo muy divertido, con algunos reclamos al disk jockey porque ponía música de viejos, muy aburrida.... y nosotras somos unas adolescentes aun ....si ya se, somos adolescente de alma.

.... como parece que en algún momento las amigas nos volveremos bailanteras, no faltó una murga en el carnaval carioca.

La lluvia colmò de suete este dìa.
Será entonces hasta el próximo que se arriesgue al casamiento, porque colorìn colorado este cuento se ha acabado

martes, febrero 07, 2006

Vendedores ambulantes.

Historias del 134: Vendedores ambulantes.

Los códigos de los vendedores ambulantes se respetan, así que cada uno tiene su propio recorrido .... y si uno tiene también una rutina, entonces se vuelven familiares sus caras. Mientras viajo hay cuatro que se repiten.

Uno es un señor de unos 50 años, bien vestido, con una valija, que habla fuerte, claro y convence hasta los muertos con sus productos siempre variados.

El segundo es un chico de 15 años, de pelo ondulado, muy tímido, que habla bajito, que nadie escucha porque pide para adentro, que reparte tarjetitas o cosas inservibles, que uno se siente conmovido con él, pero que nadie le da nada, porque contrasta que pida para comer y que siempre lleve ropa nueva de primera marca, casi siempre Adidas ....

El tercero es un hombre joven que habla de esa forma rara que acostumbran los vendedores ambulantes y que muestra una credencial que lo identifica como enfermo de Sida. Escucharlo da dolor de cabeza y su pedido es muy agresivo....pide con escopeta!

La cuarta es una mujer joven, flaca y sin dientes. Vende cosas de artesanías y termina su venta con un sermón evangélico ....y que sermón!

Me pregunto cuantos más conocen ud., porque de que los hay, los hay...!

sábado, febrero 04, 2006

Aguafiestas.

Un llamado pasada las doce de la noche del día miércoles sobresaltó mi casa......uno en estos caso siempre piensa en la familia y que algo malo le pasó.

Pues no era nada referente a los míos, pero me informaban que hacía dos horas al suegro de una de mis grandes amigas le había dado un ataque de presión (emergencia hipertensiva) y a consecuencia se le había producido un derrame cerebral, se encontraba grave y lo trasladarían a la Ciudad de la Plata a un centro de mayores recursos... justo cuando el casamiento por civil de mi amiga y su hijo se efectuaba ese jueves, y la ceremonia religiosa seguida de una mega fiesta y posterior Luna de Miel le seguirían viernes y sábado sucesivamente.

Yo quedé consternada. Realmente pienso que es una verdadera desgracia, pero como no podía hacer nada más, solo quedé en casa a la espera de lo que pudiera pasar.

Al final decidieron cambiar únicamente el casamiento por civil del jueves para el viernes y posponer la Luna de Miel. La ceremonia religiosa y fiesta se harían tal como se había planeado.

Eso suscitó criterios de todo tipo. Había personas a favor y otras en contra. Yo decidí apoyar la decisión de los novios.... aunque si esto me hubiera pasado a mí, seguro lo postergo todo, porque quien esperó once años para esto, puede esperar once años y meses.

miércoles, febrero 01, 2006

Tres Patines.

Al triunfar la revolución de Fidel Castro, todo aquello que no estuviera de acuerdo con su proceder fue prohibido y la esfera del arte sintió la censura como nadie.

Las generaciones que como la mía vinimos después, perdimos de conocer, que grandes artista de la talla de Celia Cruz o Leopoldo Fernández nos pertenecían.

Mis padres me hablaban de ellos. A Celia Cruz por su nombre la conocí hace bastante, pero no hará mucho que supe de la vida de Leopoldo Fernández. Fue entonces que asocié el Tres Patines del que hablaban mis padres con él. Por eso hoy le dedico este post.

Ser un gran cómico no se hace, se nace. Ese es el caso de Leopoldo Fernández, el gran cómico cubano. Pero no triunfó solo por su voz gritona y su caminar de pingüino. Su secreto fue ese chiste repentino, su picardía sin vulgaridad y el humor innato. Verlo a la cara hacía reír.

Sus personajes han pasado a la historia. Fue Cuatro Kilos, Pototo (Pototo y Filomeno) y el Tres Patines que tanto hizo temblar "La Tremenda Corte".
Dicen que se pintaba la cara como negrito, a pesar de que el programa era transmitido por radio y el público no lo podía ver. ....Es que ese era un verdadero artista!

Tal vez "La Tremenda Corte" un día no fue tan benévola y el "Tremendo Juez" dictó mal la sentencia. Tal vez un día partió de Cuba un gran cómico.
Pero ni ese 11 de noviembre de 1985 que Leopoldo Fernández desapareció físicamente, van a lograr que Tres Patines nos abandone.

p.d.: Este post. lo dedico a mi paisano Jorge Luis, que tanto ama a Tres Patines. Ya vendrá mucho más de "La Tremenda Corte".