viernes, octubre 20, 2006

Revalida, trampas y cambios.

Como todos saben, yo vengo luchando con lo de la revalida del título hace un buen rato. Cuando quedé embarazada decidí cambiar de Universidad, porque debía cuidar mi embarazo, y además porque nada había salido como yo pensaba.

Primeramente porque me fui a esa universidad, que queda "donde el Diablo gritó tres veces y nadie lo escuchó", huyendo de la burocracia, y resultó que más papeleo imposible, y con la tan mala suerte que cambian el programa de estudio y me toman de "conejillo de Indias", pero hubo otras irregularidades que no tuve el valor de denunciarlas y se las cuento hoy.

Tuve que ir como tres veces a matricularme porque siempre faltaba un sellito aquí y otro sello allá (entiéndase en cubano cuños), hasta que al final llevé toda la documentación requerida al Rectorado de la UNNE...¿Y qué pasó?...Pues para mi asombro yo iba preparada para dejar fotocopias legalizadas ante escribano público de toda la documentación, y ellos me dijeron que las fotocopias legalizadas y mis programas de estudio originales formarían parte del expediente, pero que el original de mi título y del analítico (certificación de notas) quedaría retenido en una caja fuerte en el rectorado mientras realizaba la revalida.

Yo tenía tantas ganas de revalidar, y con la confianza de que todo era rápido, dejé con el dolor de mi alma todo allá, para luego descubrir a través de un abogado, que es ilegal retener documentación original y que de esta forma me estaban presionando para que yo no iniciara trámites a la vez con otras universidades, privándome así de mis derechos.

Luego de dos meses de vueltas de mi expediente, llegó a la Facultad de Medicina, donde me dicen que cambiaron programas de estudio y que aun no saben como se manejaran conmigo, que el trámite podría durar 2 años, pero como mi expediente debía pasar por más 40 cátedras, si quería acortar el tiempo podía fotocopiar mis programas de estudio, pero no aceptaban mis fotocopias, sino solo las que ellos sacaran en su Facultad, y que para ello necesitaban dinero por adelantado, pero no hacía falta que lo llevara personalmente, sino que lo mandara por correo, pero no en giro telegráfico, sino únicamente en giro postal...¿Por qué?...solo Dios sabe!

Entonces me dije: "si es cuestión de fotocopias y dinero, hago una para cada cátedra y listo, así ahorro tiempo", pero no aceptaron mi propuesta y solo pude hacer 20 copias. ¿Por qué no aceptaron? Porque a pesar de todo el trámite se estiró y se demoraron mucho tiempo en decirme que debía revalidar, al extremo que comencé a rendir materias y aun faltaban cátedras por revisar mi expediente. Dos años perdidos sin remedio. Ellos tenían que agarrarse de algo para tal demora y si había una copia por cátedra no tendrían justificación. ¿Entonces de que sirvió las copias? ¿Dónde fue a parar mi dinero? Yo nunca vi 20 copias, solo vi una copia.

Muchas de las materias a revalidar eran ridículas, como ridículas son el montón de materias optativas que agregó la facultad de medicina de la UNNE y de la que debes cumplir un límite por año de carrera.

De los profesores que conocí, algunos fueron muy coherentes. Los "capos" en algunas especialidades resultaron ser los mejores. En cambio una enfermera con ínfulas de cirujana, se atravesó en mi camino y quería hacerme revalidar temas de enfermería, que sí estaban en mi programa de estudio, pero que me consta que no revisó.

Eso pasaba, muchos ni revisaban el programa. Otros veían mi expediente y lo tiraban a un lado, para mañana, para pasado, para nunca. Algunos profesores enojados se quejaban que los hacían revisar libracos de casi 500 páginas y tomarles exámenes a extranjeros, y que a ellos no se les pagaba nada por ese trabajo extra, y que el rectorado se embolsaba los 3500 pesos que nos sacaba a cada uno de nosotros....y ahora son 3500 PESOS, pero cuando la convertibilidad uno a uno, eso significaba 3500 DÓLARES.

Y así pasó el tiempo, y nada. Yo en uno de mis viajes a Corrientes perdí un embarazo, así que aunque decían que se acercaba el final, nunca lograba tocar el cielo... y por eso tomé la decisión de abandonar todo, pero para ello tuve que hacer otro montón de papeleos y esperar otros 2 meses para que me devolvieran mi documentación, pero nunca recibí la constancia de haber revalidado algunas materias con ellos, y de hecho todas aprobadas...pero bueno, que se lo queden de recuerdo.

Así, que para no perder tiempo me matriculé en la Universidad de la Plata, un trámite aparentemente corto y sin tanta burocracia, que decidí hacer en el curso del embarazo. ¿Dónde está la trampa -me dije-? Ya veremos más adelante!

Igual no tuve mucha suerte porque mi expediente se traspapeló y el encargado de mandarlo del rectorado a la facultad no lo hizo, por suerte yo llamé a facultad y descubrí lo que pasaba.

En agosto tuve la entrevista con el profesor jefe del tribunal, donde me dieron fecha de examen e informaron bibliografía.
Comencé a estudiar con una amiga cubana que hará la revalida conmigo. Ambas, y gracias al esposo de ella, hicimos un esfuerzo increíble de viajar hasta en ocasiones 2 veces por día a la Plata a unas clases teóricas. Yo con una panza enorme y rompiendo el reposo absoluto que mandó mi obstetra.....y ahora estudiando con mi bebe acuesta y todo lo que eso implica.

Solo me queda esperar. El 8 de noviembre es el examen. Sepan esperarme un poquito más.

lunes, octubre 16, 2006

De tal palo tal astilla.

Como no podía ser de otra forma, de padres bloggers nació una pequeña blogger, y como ayer en la Argentina fue el día de las madres....primer festejo siendo yo madre, no podía recibir un mejor regalo: mi hijita ya tiene su blog.

Por lo que hoy tengo el gusto de presentar en sociedad el blog de Selena, quien con la colaboración de su padre, nos cuenta las cosas más trascendente de su vida. Disfrútenlo y sepan entender a esta madre babosa.

sábado, octubre 14, 2006

Seis años.

¡Como pasa el tiempo!
¿Seis años es mucho o poco tiempo?

Seis años de vida renovada
Un comenzar de cero. De amores y des-encuentros.
Amigos y familia nueva.
Despertar en una ciudad extraña, con personas que hablan, piensan, actúan, comen y visten diferente.

Seis años de nostalgias.
Extrañando un pasado, una familia, una cultura.
Añorando aquellas palmeras, el mar transparente y aquel cielo tan azul.

Seis años de lágrimas e impotencia.
Un corazón apretado, queriendo volar y estar allá.
Unos pies pisando firme sobre esta tierra.

Mi vida ya no es la misma.
Ya no soy la misma persona.
Mi futuro renace hoy aquí, mientras mi alma extranjera, quedó atrapada aquel 14 de octubre en un avión de Cubana.

sábado, octubre 07, 2006

Nacimiento.

Fue un un 2 de octubre del 2006.
Amaneció lloviendo torrencialmente sobre la Ciudad de Buenos Aires. Los pronósticos vaticinaban piedras (granizos de tamaño inusitado).
Había llegado el momento. Estaba planificada esa fecha con anterioridad.

Temiéndole a la tormenta decidimos viajar en taxi y dejar nuestro auto protegido en su cochera. Un viaje de 25 minutos se convirtió en un paseo por calles inundadas de casi una hora.

Ya en el Sanatorio La Trinidad, todo sucedió muy rápido, casi sin darme cuenta estaba vestida y siendo traslada al quirófano. Luego la anestesia raquídea. Las palabras de aliento de mi obstetra. A la cabecera la compañía de mi pareja....y comenzó la operación.

Justo a las 12:36 hs nació mi pequeña bebé, pesando 3390 grs.

En pocos minutos la neonatóloga trajo ante mis ojos una pequeña princesita llena de unto sebáceo, a la que solo atontada atiné a darle unos cuantos besos, para luego retirarla junto a su padre y recibir las primeras atenciones neonatológicas.

Yo estaba bien, me sentía muy feliz. No serían más de las 13:30 hs, cuando juntas, madre e hija volvimos a la habitación de la sala de maternidad, donde los mimos del padre aún medio enmudecido por el acontecimiento, no se hicieron esperar.

Luego vino los achaques comunes del post operatorio inmediato. Nada terrible. Yo me recuperé muy rápido.

Todo se complicó porque mi nena, con la vagancia que caracteriza a los prematuros, se negó a succionar y los neonatológos se empecinaron en no darle otra leche y esperar , argumentando que ella tenía reserva. Así mi bebé comenzó con hipoglucemias y a las 48 hs se puso más amarilla que una yema de huevo (ictero).

Terminó con luminoterapia y recibiendo complemento de leche maternizada. Yo estuve de alta a las 72 hs y ella quedó internada en neonatología por 3 días más.

Por suerte ya estamos en casa y mi hermosa Selena va recuperando de a poco su peso....y creciendo para orgullo de su mami.