viernes, diciembre 21, 2007

Segundas nunca fueron buenas.


Esta vez decir adiós costo mucho.
Casi 72 horas antes me agarró una angustia incontrolable.Comencé a idear formas de quedarme otra semana, aunque yo sabía que era imposible tal cosa.

Nada.... que esta vez me estaba costando soltar amarras. Tal vez pensar que mi regreso podría demorar...o el solo imaginar otros 7 años de ausencia, hicieron que no pudiera mantener mi aparente calma.

Creo que mi padre lo sintió o tal vez quiso evitarse el disgusto. El dia antes se quedó toda la tarde conmigo, pero al caer la noche quiso irse. No hubo manera de detenerlo. Quise convenserlo para que cenara y luego se iba, pero ni eso. Ni mis lágrimas lograron que se le notara nervios ni tristeza. Solo se fue con un "Hasta pronto", como si yo viviera a la vuelta de la esquina.
Sus 81 años y esta despedida.
Luego pensé, mañana regresa, al fin y al cabo me voy a mediodía...pero no!...no volvió.

Mi madre se quedó con nosotros esa noche. Intentamos olvidar mi partida, para celebrar el cumple de mi cuñado.
Esta vez si había lágrimas. Una tristeza tan grande le fue dibujando un rostro desconocido para mí.

Llegó la hora, y tal como habíamos decidido, al aeropuerto nos acompañarían mis amigas Dalita y Dialys, sus dos preciosas nenas y su padre. La familia quedaría, para evitar el dolor, mis muecas y lágrimas. Igual nada podía ser diferente, y en minutos más o menos, otra vez seríamos voces al teléfono.

martes, diciembre 18, 2007

Donde verdaderamente los hay.


Yo he tenido en estos siete años mucha nostalgia y deseos de reencontrarme con todo lo que dejé atrás. Los recuerdos de mis amigos y conocidos es algo siempre constante en mí.
Cuando llegué a Cuba, me costó enfrentar algunas verdades. Primero aclaro, que me era casi imposible coordinar mis tiempos para ir a verlos a todos. Algunos los llamé casi el día antes de irme, por lo que en ese caso están perdonados...y soy yo la que no tiene perdón (Eduardo, esto lo digo para tí).
Otros estaban de misión fuera de Cuba...y siento no haberlos visto.
Pero hubo quien dijo: "No pases por mi trabajo en el Hospital, para que no me perjudiques"
Tengo yo acaso Lepra...hice algo tan malo como para vernos a las escondidas.

Algunos de los médicos ex compañeros míos, pasaban intentando que no los viera, otros me hablaban como diciendo ahora yo fui de misión y vivo bien y tú que has hecho...y hubo quien decía apreciarme y al irle a dar un abrazo, se echó para atrás, diciendo quien tú eres!

Hubo siempre de los buenos, de los incondicionales como mi gran amiga Mariela...ella y yo nos conocemos desde primer grado, nunca fue falsa, siempre diciendo lo que piensa por delante. Otra es Dalita, una amiga de la vieja escuela, con quien compartimos pupitres en primaria y quien sin su ayuda no todo hubiera sido igual...mi querida Damaris, firme al pie del cañón, se tomó el trabajo de venir hasta Santa Fe aunque se le notaba el cansancio de las guardias....mis adorados Cuco y Augusto, para quienes no me quedan palabras de agradecimiento y afecto.

Para todos ellos: "Cultivo una rosa blanca"

lunes, diciembre 17, 2007

Que le pongan salsa!!!.


Si se va a Cuba hay que comer comida cubana. Yo a todos los de mi familia les dije, que no había ido para comer, así que cocinaran al estilo de siempre y que el que tuviera pretenciones, se fuera a gastar dolaritos a un restaurant.
Por suerte una señora ayuda a mi hermana con la cocina, porque ya veía yo que me tocaba a mí, porque la verdad que mi hermana cocina muy mal. Pobre, tiene muchos talentos, pero la cocina no es lo suyo. Yo sabiendo eso, igual me había ido preparada con muchísima Buscapina.

El primer día, para sacarme un deseo, hicieron chicharos. Mi hija y yo "campana"...mi esposo tragó no más.
Luego, el resto del tiempo, siempre arroz, potaje, plátano, malanga o boniato frito, carne de puerco o pollo en fricasé...yuca con mojo...y mi marido que decía tener los ojos chinos...nunca en su vida comió tanto arroz.

En mi casa no se come pescado ni mariscos porque nadie sabe cocinarlo, mi madre no soporta el olor y mi cuñado es alérgico. Por suerte mi gran amiga Dalita, nos recibió en su casa con los honores que no merezco y nos ofreció desde un coctel de langosta, hasta una picada choricera...mucho ron, vino, música, unas exquisitas langostas y tanta alegría y amor, que no tenemos palabras con que agradecerles.


Pero hubo más, y otro día pegamos la gorra otra vez en lo Dalita con un ríquisimo pescado


....y en casa de Mariela con carne y congrí....y en lo Glorita con más comida cubana....y luego la comida despedida, con cumple de mi cuñado incluido.
No digan nada.... comimos hasta por los codos, por lo menos yo!!!

domingo, diciembre 16, 2007

Ocaso en Playa Baracoa.

Cae el atardecer el Playa Baracoa y mirando estás fotos vienen una cascadas de imagenes de toda mi vida.

La Playita.

El puente de La Playita.

Un vistazo a la calle de arriba.

Ni las uvas caletas resistieron el tiempo.

sábado, diciembre 15, 2007

Mi casita.


Mi vieja casita, esa que dejé cuando vine y de la cual nunca pude registrar una imagen fotográfica....aunque si cierro los ojos la recuerdo con claridad...
Esa casita que guardaba tantos recuerdos de mi infancia y juventud. La misma que cuando llovía no dejaba rincón seco. Esa que se llenaba de agua sucia de la laguna cuando llegaba un ciclón...aquella que tanta vergüenza me daba cuando alguien venía a visitarme...aquella casita de techo de chapa, paredes humedas de maderas viejas y descolorida por la ausencia de pintura...

..hoy esa casita no está más...un huracán terminó de tirarla al piso y con el esfuerzo nuestro, de mi hermana y cuñado, en su lugar se construye esta hermosa casa....que mucho dinero y esfuerzo ha costado, y cuesta...porque parece que al yo vivir fuera de Cuba, me volví millonaria de golpe...y ya nadie perdona...todos quieren sacar una gran tajada...y no sé que es más caro, si los materiales o la mano de obra....pero va quedando linda...le faltan muchas cosas....de hecho no estaba lista para yo quedarme ahí cuando viajamos...pero espero volver, y sentir mi deber cumplido...me prometí que mis padres morirían viviendo en una casa digna...y espero cumplirlo...esa que se llenará de recuerdos..y mejores recuerdos, que mi vieja casita

viernes, diciembre 14, 2007

Foto-accidente.

Luego de nuestra primera tarde de playa, algo movidita por cierto....
....porque caminamos casi un km de ida y otro de vuelta para llegar del "bajo de Santa Fé"...hasta "La Puntilla"


...porque mi sobrinita gritaba como loca de Mazorra todo el camino a todo el que veía: "Llegó mi tía de Argentina"...gente que no conozco ni me conocía.
...porque además nos agarró tarde para salir de casa y nos perdimos la mejor parte del sol, ya que no paraba de llegar gente a saludarme...¿qué querían que hiciera?.... si se habían tomado el trabajo de subirse a una 420 para verme.
....porque mi hija la pasó de maravillas pero tambien hizo de las suyas y comió arena y tragó agua de mar.


...porque después de tantas cosas, regresamos al departamento y quisimos saludar a los padres de los dueños, que viven justo en la casa de abajo. No bien nos sentamos en su sala (living) mi hija que estaba en brazos de mi esposo comenzó a vomitar como regadera...lo bueno, es que Selena se recuperó rápido pero la mala noticia fue que gran parte del torrente cayó sobre nuestra preciada y adorada máquina de fotos Sony. Quisimos limpiarla, pero nos faltó visión amplia y al otro día quisimos hacerla funcionar y luego de unos últimos respiros, exaló y nos dijo adiós para siempre.
¿Que tal? Nos quedamos apenas a las 24 horas de llegar sin evidencias del paso por Cuba.

(Nos prestaron al 4to día una máquina de fotos, digital, pero muy traqueteada y malita, pero algo es algo, así que veran fotos movidas y amarillas)

jueves, diciembre 13, 2007

Impactos y decisiones.


Para mi fue un gran impacto este viaje a Cuba. Imagínense, después de 7 años.
Volver a ver a los míos, encontrar por suerte a mis padres bien, con los achaques típicos de un hombre de 81 años y de una mujer de 75. Rencontrarme con mi tierra, con los afectos.

Para empezar volver y encontrar una casa nueva... y a medio hacer, le dió un matiz inesperado a mi viaje, porque al no poder quedarme en ella, tuve quedarme en Santa Fé...cosa que interfirió con esos planes que finamente soñé durante años...porque hablemos sin rodeos....yo nací y me crié en Playa Baracoa y en Santa Fé vive mi hermana en una casa consultorio del médico de la familia, por lo tanto en Santa Fe casi no conozco a nadie.

Recuerdo que cuando le dije a mi hermana que viajaba, esta puso el grito en el cielo, porque en la casa en construcción no podíamos quedarnos, en el consultorio no quedaba espacio ni para un alfiler...y tampoco yo quería, no fueran a decir los del Comité que la Dra mete extranjeros en su casa...y no es su casa, sino un consultorio del estado. Así que terminamos quedandonos en Santa Fe en el departamento de unas amistades de mi hermana, justo frente al consultorio

Para mí fue una decisión equivocada, porque me limitaba a moverme y estar cerca de los lugares y gentes que me vieron nacer y crecer......y a la noche me aburría, miraba la novela de las 9 como antaño...todos estaban cansados y yo como si nada...y mi esposo no quería manejar de noche porque a la legua se nos sale la cara de extranjeros y la policia nos paraba por cualquier cosa para ponernos multas en CUC....en cambio si hubiera estado en Playa Baracoa, lo hubiera aprovechado conversando con las amistades del barrio...podía dejar a todos descansando y salir a caminar..cosa que hice poco y nada.....la verdad 15 dias se fueron muy rápido y para colmo mi esposo es argentino y no quería andar de casa en casa saludando y escuchando las mismas historias una y otra vez...él fue bajo la esperanza, que en su caso las segundas partes si serían buenas, y la pasaría lindo, que esta vez al ir a casa de familia no ocurriría el desastre que cuando fue solo como turista en 1998.... y al final, no me quedó otra que alquilar un auto y llevarlo a donde van los turistas.

Se pasó el tiempo y no pude hacer nada. Casi no hablé con nadie...muchos se enojaron por mi visita de médico...a otros ni los vi...ni fotos saqué...solo me consagré a vículos de sangre más allegados...y darle la mayor atención a mi hija y esposo....en fin, un desastre!

miércoles, diciembre 12, 2007

Primeras imagenes.

Mucho no hay para decir. Estás son las imagenes que se levantaron en Santa Fé ante mis ojos, el primer día de estadía en Cuba.
Mezcla de nostalgia y dolor.

Este es el mar desde "La Puntilla"

Y una casa que se cae...

Miseria en las orillas...

Una consigna que lo dice todo!

martes, diciembre 11, 2007

Policia contra Almendrón


Mi hermana tuvo la brillante idea de alquilar un "Almendrón" a un vecino para irnos a buscar el Aeropuerto. El auto era algo viejo, pero funcionaba...y cualquier cosa era buena para salir de ahí a esa hora.

Nosotros comenzamos a sacarle fotos, sin percatarnos que un policía nos observaba hasta que se acercó y pidió los documentos del conductor.
Tremenda candela, porque se sabe que un auto particular no puede alquilarle a extranjeros. Mi hermana se acercó para explicarle al policia que era una confusión, que el auto no era alquilado, que el conductor era su vecino y paciente.

Nos costó unos cuantos minutos explicarle que no había nada a cambio de parte de ninguno de los dos y que solo lo hacía en agradecimiento a la buena atención de su médico de la familia...y que yo no era extranjera, sino su hermana que estaba de visita en Cuba.

Al ver que no nos sacaría nada, nos dejó ir al fin.

lunes, diciembre 10, 2007

La tierra prometida.


Llegamos alrededor de las 23:00 hs a la Habana. Me temblaban las piernas...más bien no había parte de mí que no temblara, pero aparentaba ser fuerte.
Llenamos unos papeles y nos presentamos los 3 juntitos en la garita de Migraciones, cosa de que no fuera haber problemas con la entrada de mi nena y comprobaran que viajaba con la madre y el padre.
Nos tocó un oficial muy amable, pero igual después de mirar los papeles, me mandó a salir y pasar por otro lado o esperar, y que mi nena pasara con su padre porque ellos dos eran argentinos. ¿Entienden algo semejante? Eso solo pasa en Cuba.

Respiré profundo..y aunque otros lugares estaban vacíos igual esperé porque vale malo conocido que bueno por conocer.
Que les parece que al tocarme el turno me piden el documento argentino, y como a mi hija y esposo no se lo pidieron...y antes no lo hicieron tampoco conmigo, no lo tenía previsto.
Que lío armé a esa hora. No lo encontraba. Pensé se lo había llevado mi esposo. Entonces me vuelven para atrás y mandan a un oficial a localizar a los míos para que me dieran el DNI.
Regresó el oficial con un mensaje de mi esposo que decía, no tenerlo....entonces hecha una bola nervios volví a revisar y lo encontré en mi cartera.

Terminando el trámite me reencuentro con mi esposo y mi bebé, quienes ya habían retirado el equipaje y me esperaban con un carrito lleno.
Comenzamos a caminar y nos detienen a pedir pasaporte. Yo otra vez me enredo con mi cartera y no lo encontraba, pero como mi apariencia no delata que soy cubana y no hablé, miraron los pasapote de mi hija y esposo, intuyeron que yop era argentina, y dijeron que siguieramos camino, que los extranjeros no necesitan pasar su equipaje.

Pero con toda la locura mía, yo seguí buscando mis papeles mientrás caminaba lentamente, cosa de tenerlos a mano por si alguien más los pedía...y justo uno de los aduaneros que están en todo, filtró el color de mi pasaporte...porque digamos la verdad, ese color azul brillante de nuestro pasaporte está hecho con todo propósito, se identifica con ello un cubano a 10 leguas de distancia.

Entonces justo cuando la puerta de salida se abría y podía ver a mi madre y mi hermana, una mano me detuvo.
En forma despectiva me dicen: Compañera pero tú eres cubana, no? "Sí, lo soy...que pasa ahora"
Sin decir nada más comienza a revisar nuestro equipaje y hace que todo lo que está a mi nombre baje de carrito y que lo lleve a pesar.
Quise arrastrar todo atrás, pero mi esposo se empeñó de llevarme todo en el carrito...le dije a mi esposo que siga, que iba sola a pesar lo mío...pero argentino terco, no me hizo caso...y justo en la balanza nos topamos con una aduanera mal educada y gritona, que no entendía nuestro castellano, y que a toda costa decía no importarle lo que digan sus compañeros, pero que ella pesaría lo mío, lo de la nena y lo de mi esposo, porque cosas mías podían estar en cualquier equipaje. ¿Tiene sentido común esta mujer?

Mi esposo, que sabía que algo pasado de peso estabamos, agarró a la nena y dió unos pasos atrás y solo me dijo: "Vos arreglate, ya sabes lo que pienso"
La mujer al ver la hostilidad de mi esposo comenzó a levantar mis pesados bolsos. A mí me salió lo buena del alma y al ver aquella mujer haciendo fuerza para subir nuestros equipajes a la balanza, comencé ayudarla. Ella me miró extrañada...nadie debe ayudarla...ni tampoco lo merece...pero yo soy tonta de nacimiento...o tal vez al sentir complicidad de género, se apiadó de mí y sus voz comenzó a tornarse más suave y pesó solo algunas cosas...así que salimos ilesos de ahí.

Al pasar cerca de la puerta él mismo tipo que me mando a pesar mi equipaje quiso mirar el tique que me dió la oficial...dudó un poco, porque a él le parecía más peso..pero al fin, cruzamos la puerta y libres al fin de la aduana...por lo menos por esa vez!
Abrazos y llantos!

sábado, diciembre 08, 2007

Liebre por gato.


Cuando descendimos del avión, la chica que iba a nuestro lado lo hizo primero.
Ella era una de esas mulatísimas, que ni hombre ni mujer puede ignorar. Alta, con curvas pronunciadas...facciones delicadas...sonrisa amplia...dientes muy blancos..un perfecto maquillaje...vestida impecablemente...un olor increíble.

Mi primer pensamiento de mujer fue: "Ahí regresa una jinetera con suerte". Luego al oirla hablar sentí vergüenza de mi envidiosa visión. No imaginan la dulzura de su voz, sus modales..su educación y cultura.

Cuando esta chica pisó suelo cubano, los prejuicios ajenos se apoderaron de ella. Nosotros caminabamos detrás y observabamos gestos y miradas despectivas...oimos comentarios de los aduaneros....sobretodo las mujeres en Migraciones la trataron muy groseramente.

Ella siempre tranquila...con su sonrisa...hasta que por fin todos descubrieron algo que ya nosotros sabíamos durante la charla que tuvimos con ella en el avión...esa chica espectacular NO era jinetera...y NO era cubana.
Estaba de turismo en la Isla. Simplemente era una mujer de negocios....esposa de un empresario Dominicano, que se encontraba en Cuba por motivos de trabajo...y con quien ella venía a reunirse durante unos días.

¿Que tal?
Como dicen acá: "Chupate esa mandarina"
Me alegro que nos pase..por prejuiciosos...y me incluyo, para que me de vergüenza!

viernes, diciembre 07, 2007

Cantaleta en Panamá.


En Panamá la estadía de ida solo fueron 3 hs. Mi nena gateaba entre los asientos. Se robaba las sonrisas de los pasajeros que circulaban de un lado a otro. Mucho no pude moverme vigilándola a ella y cuidando los equipajes, mientras mi esposo miraba precios de de equipos electrónicos.

Ya en la puerta para abordar, me encontré con una cubana a quien conocí en la Embajada el día que fui a buscar mi pasaporte nuevo. También justo en frente de nosotros había sentado un grupo de turistas brasileros. De pronto uno habló en castellano y se integró a nuestra conversación. Quien te dice que era un médico cubano que vive en Brasil y que viajaba a Cuba como yo...y que por cosas del destino, nos conocíamos, pues él era Residente de tercer año de Medicina Interna en el pabellón Guiteras del Hospital Salvador Allende cuando yo roté por ahí en tercer año de la carrera, con el profesor Martínez Soto.

Hablamos de todo un poco y saltó el tema de lo hormiguitas que somos los cubanos cargando cosas para Cuba...para qué hablar!!!! Mi marido empezó con su cantaleta de que sí lo paraban por exceso de equipaje, él ahí mismito sacaba todo y le prendía candela, porque no pensaba pagar un dólar más.

Como sino fuera suficiente, su seguidilla siguió en el avión, donde hasta la pobre chica dominicana que viajaba a nuestro lado, tuvo que preguntar que pasaba, mientras yo escondía mi cabeza como un avestruz para que nadie me viera.
Todos habrán pensado que eramos una familia de locos!
Por fin silencio.... y Selena y yo dormimos esas pocas horitas que no separaban de Cuba.

jueves, diciembre 06, 2007

Últimos momentos.


Ya sabía que volvía... y quise preparar todo con calma.
No se notó en mí, la ansiedad que se suponía.

Pero se fue acercando el día y nada seguía estando listo. Mis nervios estallaron cuando el día antes, aun las valijas estaban a medio hacer.. no había ido a la manicura ni a la peluquería…no encontraba cartera que me cuadrara, ni había elegido con que ropa aparecer allá.
La locura se apoderó de todos…mi hijita intranquila…mi casa llena de gente…mi pareja de mal humor.
Terminé de cerrar la valija a las 5 de la madrugada. Recordé ahí que no había probado bocado el día anterior. Me tomé un meprobamato e intenté dormir.

Amaneció y era 22 de noviembre del 2007. Un gran día!
Ya a las 7 a.m. estábamos en pie. Un taxi vino a buscarnos a las 9 a.m. Yo anestesiada…casi zombi.

En el aeropuerto las quejas de mi pareja porque era mucho equipaje de mano…y su tozudez de querer despacharlo…cosa que nos costó 200 dólares…lo que pasa es que Copa Airline tiene tarifa fija, y aunque no pesen mucho, por cada valija extra cobra 100 dólares...como eran 2, entoces fueron 200...lo que más duele era que una pesaba 12 kgs y otra 15 kgs.

Yo tranqui...fue su culpa…yo tenía todo finamente calculado y él hizo lo que quiso…como me puede entender si él no es cubano...hoy todavía no toca el tema…sabe que se equivocó…luego él mismito vio personas con más equipaje de manos que nosotros, pero reconocer su error, eso nunca!!!

Nos tocaron los últimos asientos, justo frente al baño. Única suerte que estaba libre el tercero y sirvió para que mi nena lo usara, ya que ella no tenía derecho al asiento por ser menor de 2 años.

Yo estuve desconectada todo el vuelo hasta Panamá. Ese meprobamato me mató. La nena por suerte se portó muy bien y fue mejor de lo que esperaba.
Dormité...y dormité...y solo pensaba....ya Cuba está cerca.